Inicio > Noticias

Tipos de pruebas para diagnosticar la COVID-19

En esta parte de la videoconferencia la Doctora Berta Candia le pregunta a la Doctora María Escalante, especialista en Biología Molecular, sobre las pruebas que se están utilizando para diagnosticar la COVID-19.

Parte 2: ¿Qué tipos de pruebas se utilizan para diagnosticar la COVID-19?

Podríamos resumirlo en que hay dos tipos de pruebas:

  • Unas pruebas que sirven para detectar antígenos, que son las sustancias del virus y que permiten reconocerlo (ARN y proteína S del virus)
  • Otras pruebas que consisten en detectar los anticuerpos, que son las sustancias que el organismo produce para defenderse ante el virus cuando tiene contacto con él (IgM e IgG, o las que miden en general cualquier tipo de anticuerpo, sin diferenciarlos).

Las pruebas que identifican antígenos (identifican la presencia del virus por sus proteínas o por su material genético), se realizan a partir de muestras tomadas mediante frotis nasofarínego y/u orofaríngeo. Sin embargo, las pruebas que identifican anticuerpos, son siempre muestras sanguíneas, ya los anticuerpos circulan en la sangre.

En síntesis, los test de anticuerpos nos permiten conocer si hemos tenido contacto con el virus y estimar en qué etapa de la enfermedad nos encontramos, bien al inicio o que ya hemos superado la enfermedad.

En el vídeo puedes ver una gráfica en la que se representan la PCR, los antígenos y los anticuerpos.

Pregunta y respuesta: Con una IgM alta hay una alta posibilidad de que la PCR sea positiva, ya que la IgM la produce nuestro organismo cuando la infección es reciente. La IgM es la primera que aparece cuando el organismo se defiende, por eso puede aparecer aún estando el virus en nuestro organismo (PCR positiva). Sin embargo, la producción de IgM no es inmediata, el organismo en contacto con el virus tarda unos días en producirla.

¿Qué es la PCR?

¿Qué quiere decir que mide el material genético del virus? Con una copia del ARN del virus, se introduce en una máquina para hacer miles de copias para que sea fácil verlo, aunque tengamos poco material. Realmente para que esto se produzca, será necesario pasar por un proceso en que el RNA lo convirtamos en ADN.  La PCR es la prueba más utilizada porque a día de hoy es la más sensible.

Si eres positivoes que tienes el virus, pero tener el virus no significa que estés enfermo. Hay gente que es asintomática. Puede haber falsos positivos si está contaminada la muestra, pero es muy muy raro porque se suelen extremar las precauciones en laboratorio para no contaminar las muestras.

Si el resultado de la PCR es negativo, no quiere decir que no tengamos el virus. Puede ser que no lo tengamos o que no haya sido posible identificarlo con la muestra que nos han recogido. Debemos tener presente que puede haber “falsos negativos”, es decir, que aunque tengamos el virus, con la muestra obtenida no han podido recogerlo, lo que imposibilita que lo podamos multiplicar. La gran mayoría de los falsos negativos se han relacionado con una toma inadecuada de la muestra.

Tipos de Test: ¿qué muestras se recogen y qué prueban?

La validez de un test se mide a través de unos conceptos llamados sensibilidad y especificidad. De tal modo que:

Sensibilidad significa la probabilidad de en los infectados, el test sea positivo. Como mínimo, de 10 personas que están enfermas, un buen test debería identificar a 7-8 como enfermas.

Especificidad es la probabilidad de que si estoy sano y no tengo virus, la prueba me identifique como sano, es decir, negativo.

¿Qué ocurre con las pruebas que utilizan antígenos?

Hay otras pruebas diagnósticas que utilizan el Modelo de identificación de antígenos. Lo que detectan son las proteínas-antígenos de la superficie del virus.

El problema de los test que identifican antígenos de la superficie del virus, es que necesitamos muchísima concentración de virus para que den un resultado positivo. Ahora mismo no hay ninguno que nos de más de un 50-60% de sensibilidad. Es decir, la mitad de las personas que están infectadas nos daría que no lo están y es un error.

La ventaja de la PCR es que aunque tengamos poco virus, de ese poco vamos a hacer mucho, lo vamos a poder “amplificar”, aumentar el número de copias para después analizarlo mejor. En cambio, lo que llamamos las proteínas del virus no las podemos amplificar.

Esta sólo es la segunda parte de la quedada. Pincha aquí para ver qué otras preguntas ha respondido la Doctora María Escalante, las conclusiones y el resumen de la charla.

En este enlace puedes ver cuál es la composición y el comportamiento del virus.

Para ver en dónde consultar más información sobre el coronavirus te recomendamos ver esta publicación con sitios oficiales.

¿Cómo hago para ver esta charla completa?

Para poder acceder al contenido completo de esta #QuedadaFormantia lo único que tienes que hacer es: pinchar en quiero verla, identificarte y ya podrás disfrutar de los vídeos de esta Charla científica.

Esta publicación se ha realizado por Sara Esparís Lens.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

Los datos suministrados están sujetos a la legislación vigente, siendo el responsable Instituto de Organización Sanitaria SLU. Avenida Barrié de la Maza 33 Entresuelo C, CP 15004 de A Coruña.
Email: info@formantia.es
La finalidad es facilitar acceso al blog, siendo nuestra legitimación el consentimiento que te solicitamos al recabar estos datos.
No comunicaremos tus datos a terceros, a menos que la ley nos obligue; salvo los necesarios para la ejecución de los compromisos adquiridos contigo: agencias de medios y herramientas de online.
Dispones de los derechos para acceder a tus datos, rectificarlos, y/o cancelarlos en los términos establecidos en la legislación vigente.